¿La Biblia un instrumento?

Biblia(Desde las aulas)

La biblia, entre muchas otras cosas, es un instrumento.

Desconocer que la biblia es un instrumento, o ignorarlo por gusto, no la hará menos instrumental en ningún caso. Con ella se han conquistado imperios, llevado a la hoguera a miles, dividido reinos, aniquilado comunidades, generado pobreza, legitimado genocidios y colonizaciones.

Todo el que enseñe la biblia debería tener esto siempre presente, debe saber que detrás de cada doctrina siempre se moverán discursos y movimientos que tienen fines definidos, y estos movimientos y discursos pueden ser muy satánicos aún con el más cristiano de los mensajes.

En otras palabras, a la hora de preparar un sermón, uno debería cuidar también el discurso de fondo, lo que viene detrás, lo que no se muestra con claridad pero se hace entender “por debajo de cuerda”. Por ejemplo, una predicación sobre santidad, en realidad podría llegar a ser una legitimación de odio, o una predicación sobre la inerrancia bíblica, en algunos casos se vuelve una herramienta para invalidar ideologías, o una simple mirada a un texto en realidad tiene de fondo la idea de generar aversión política sobre un tema determinado.
En ese caso una doctrina no solo es “buena” o “mala” por que sea bíblica, sino que debería además calzar en los discursos de Jesús y del evangelio que fue anunciado por los primeros testigos. Por ejemplo, en ese terreno, el “evangelio de la prosperidad” no tiene cabida, aún cuando se llena de versículos para hacerse ver “conforme a la palabra”, una revisión de esta doctrina que usamos de ejemplo, contradice de frente el discurso de Jesús y de los discípulos sobre el aprecio y valoración de los bienes en este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *