Cuando la iglesia adora al anticristo

evangelio de la prosperidad

El fenómeno del movimiento de prosperidad parece que no se va a detener pronto. Cada vez son más las personas que sucumben ante sus encantos en medio de una sociedad que avanza vertiginosamente hacia el egoísmo y la desigualdad.

Y es que su mensaje es contundente y esperanzador; esperar el milagro financiero, confiar en que las oraciones, decretos y declaraciones tengan su efecto no sólo en el mundo espiritual, sino en el físico también; creer que al sembrar dinero se recogerá de la misma especie, etc; son discursos atractivos en medio de nuestras sociedades cada vez más pobres y bajo la opresión de los sistemas económicos mundiales. Sigue leyendo