Literalismo Biblico y Derecha Religiosa: Segunda Parte

derecha-religiosa

La semana pasada publiqué en este espacio la primera entrega de esta mini serie. En ella planteaba que lo que muchos y yo hemos dado en llamar “Derecha Religiosa”: movimiento para imponer posturas conservadoras al Estado y a la Sociedad mediante el activismo político; no se basa realmente en una lectura literal de la Biblia. Allí preguntaba dónde está la justificación bíblica para dejar de lado la denuncia de las injusticias sociales y enfatizar exclusivamente los pecados sexuales, ante el hecho de que la Biblia dedica 1,283 textos contra el abuso hacia los pobres, y 6 a la homosexualidad (hasta donde estén correctamente traducidos).

Dónde está la prohibición de dar de comer al necesitado que en la Biblia es un mandato imperativo; dónde está el llamado a acumular riquezas sin límite, dónde está la condena bíblica a las relaciones sexuales sin un documento legal, al uso de métodos anticonceptivos o a la educación sexual en las escuelas.

Puesto que algunos de los lectores me pidieron que me extendiera un poco mas sobre esto, hoy voy a ir, en efecto, un poco mas allá. Aunque ya he explicado en el articulo anterior por qué me he ido desligando del literalismo estricto en la exegesis bíblica, al grado de dejar de considerar historicos ciertos relatos de Genesis y comenzar a leerlos como figuras de la obra salvadora de Jesucristo; sigo sosteniendo lo que descubrí hace mucho: Mientras más literalmente se traduzcan los vocablos y pasajes bíblicos invocados por la Derecha Religiosa, más liberales o desconectadas del tradicionalismo serán nuestras interpretaciones.

En español hemos tenido la influencia avasalladora de la version en latin de San Jeronimo, que le ha impreso más severidad a nuestro discurso. Él por ejemplo, tradujo: “jamartia” por: peccatum, de donde deriva la palabra “pecado”, que en el Derecho Romano es un delito castigable indefectiblemente con la muerte si fuera contra el rey. Pero el significado griego era errar el blanco, fallar. Se usaba cuando alguien lanzaba dardos sin acertar, lo que suponía que podía recogerlos del suelo y volver a intentarlo.

La idea de una segunda oportunidad está implícita en el termino griego que el Nuevo Testamento utiliza, pero no en el latino. ¿Y qué sucedería si todo el mundo comprendiera que “porneia” viene de “pernemi” (vender, venderse, prostitucion y/o esclavitud)? A las prostitutas en la Antigua Grecia se les llamaba: “perne”. Y muchas eran tambien esclavas. Entonces la explotacion sexual y laboral cobraría relevancia en el discurso de la Iglesia sobre la condena actual de toda relacion sexual donde no medie un papel.

¿Qué sucederia si se entendiera que “eonios” significa literalmente: “por eones” como el mismo termino lo dice, o por eras, y no: eterno, del latin: “aeternum” que viene del eter: uno de los 5 elementos constitutivos del Universo según algunas cosmogonias precientificas? Y que: “para siempre” es su significado extensivo y secundario pero no el primario ni el literal. Entonces traducir y entender: “kolasin eonion” como “castigo eterno” para consignar a los irredentos a una tortura sin final, sería igualmente cuestionado.






Es cierto que tambien se habla de una “zoin eonion” (traducida como vida eterna). Sobre este tema y sobre la figura retórica de Antanaclasis en textos como Mateo 25:46, me he explicado ampliamente en otros escritos, incluido mi tercer libro: “Liberalismo Biblico: una Teologia Racional”. Pero para no dejar a muchos de mis lectores de aquí sin un atisbo de lo que en realidad quiero decir, “antanaclasis” significa que la misma palabra repetida varias veces dentro de la misma oracion o frase, puede tener usos distintos. Juan 1:10 es un ejemplo: “En el mundo estaba, y el mundo por Él fue hecho, pero el mundo no le conoció”. Aquí la palabra “mundo” dentro del mismo versículo tiene por lo menos 2 sentidos diferentes: el planeta y la gente.

Sabemos que del fuego sobre la ciudad de Edom, dice Isaias 34:10-11 que no se apagaría ni de noche, ni de día; del fuego sobre las puertas de Jerusalen dice Jeremias 17:27 que no se apagaría, del fuego sobre los bosques del Neguev dice Ezequiel 20:47 que no se apagaría, del fuego del holocausto dice Levitico 6:13 que no se apagaría. ¿Era todo esto literal? Podemos aceptar que lo era, el fuego no podía apagarse mientras duraran tales eventos. Y sabemos que 1 Corintios 13:13 dice que 3 cosas permanecen para siempre: la fe, la esperanza y el amor. No dice que el odio, la blasfemia y el pecado, como sería si ha de existir un lugar donde la gente permanezca para siempre maldiciendo a Dios y maldiciéndose unos a otros. Una lectura literal de 1 Corintios 15:28 nos llevaria a reconocer que como dice allí: “Todas las cosas seran sujetas a Cristo” . Una lectura literal del Salmo 103:9 nos haría aceptar que como dice allí: “Dios no guardara para siempre el enojo”.

Una traduccion literal de “malakoi” en 1 Cor. 6:9 es: “delicados” o “frágiles”, como se traduce en el resto de la Biblia y no “afeminados”, lo que es una mera interpretación. “Pusilánimes” sería quizás una interpretación mucho mas cercana a la idea de Pablo sobre quienes no pueden entrar al Reino de los Cielos en conformidad con Mateo 11:12, que dice que solo los violentos arrebatan dicho reino. Una traducción literal de “arsenokoite” seria: “varón de coito” (muy probablemente un prostituto). Si estos pasajes se hubieran traducido literalmente, la derecha religiosa se quedaría casi sin consignas para sus marchas.

Pero lo que he expuesto, (y vale la aclaración que responsable y honestamente hago por último) no significa que traducir e interpretar literalmente justifique en pleno toda postura progresista ni que sea la solución absoluta. Claro que no. Yo antes lo creía, ingenuamente, diría yo.

Ya no lo creo porque en la Biblia quedan todavía textos algunos genocidas y machistas que no podemos retraducir ni reinterpretar, a pesar de las variantes textuales en pasajes como 1 Samuel 15:3 donde el Texto Masoretico habla de matar niños de pecho, versus el Texto Qumranico que habla solo de capturar (veyishpot). En Deuteronomio 20:16 todas las versiones y manuscritos que hemos visto dicen respecto a la destrucción de los cananeos: “ninguna persona dejaras con vida”. Y hay mas textos así. Casos como este nos obligan a tomar una decisión entre Cristo como guía supremo y la infalibilidad literal de la Biblia. Yo ya me decidí por Jesucristo.

julioPor Julio Álvarez Rivera
Teólogo – Profesor
Facebook / Ministerio Juan 17:17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *