Dios está en el cielo

cielo

Esta es una frase muy común entre los cristianos de todas denominaciones. Cuando oran o invocan al Señor levantan las manos y los ojos hacia el cielo. Pero, ¿Dios está en algún lugar llamado cielo? ¿Cómo podría el Ser infinito caber en un espacio físico delimitado?

Es aquí cuando el símbolo adquiere toda su importancia. El cielo habla de lo inconmensurable, de lo que está más allá de la posibilidad humana. Cielo es símbolo de Dios mismo, es un eufemismo.






Pero he aquí que esos cielos han sido rasgados, que Dios ha bajado a la tierra (símbolo de lo humano) y ha puesto -para siempre- su morada entre los hombres. La historia, la del mundo y la de cada singular individuo se ha hecho sagrada, lo profano ha desaparecido y esa es la gran y alegre noticia, Dios habita entre, con y en nosotros, todos nosotros.

jorge-arevalo Por: Jorge Arévalo
Escritor – Docente
Facebook / KyriosJorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *