Esperanza apocalíptica

caballos-apocalipsis

La esperanza, común a todos los seres humanos de buena voluntad, y prometida a los cristianos de que algún día habrá un mundo de paz y de justicia, debería unir en vez de separar, mas allá del cómo y del cuándo. La Escatología, sin embargo; ha sido uno de los temas que más divisiones ha generado en el Cristianismo de todas las épocas.

Dicha discusión ha servido no solo para producir conflictos entre personas sino dentro de ellas. Hay quienes viven angustiados por el temor de morir en un holocausto nuclear o de ser decapitados por el Anticristo. Tenemos que admitir que lo que fue dado originalmente como un mensaje de esperanza para fortalecer a una comunidad de cristianos perseguidos y martirizados durante el primer siglo, se ha usado en cambio, para infundir todo lo contrario: miedo e incertidumbre.

Pero al mismo tiempo, no es posible descartar que los cristianos de hoy y del futuro podamos enfrentar pruebas similares; ya muchos las enfrentan incluso en una proporción mayor. Por eso restringir el mensaje apocalíptico al pasado no termina de cumplir el propósito del mismo.

En otros escritos he propuesto que todas las escuelas de interpretación de Apocalipsis pueden armonizarse en alguna medida. Aquellos que hace 2 mil años tuvieron el valor de enfrentarse a un Imperio y denunciar sus abusos, experimentaron cárcel y muerte a manos de un Anticristo llamado Nerón que se autoproclamaba divino redentor del mundo.

¿No sucede acaso lo mismo hoy? Hasta se sigue usando el mismo emblema del águila imperial. ¿Cuánto ha cambiado en realidad? El capitulo 6 de Apocalipsis describe 4 jinetes que han inspirado numerosos guiones de películas y novelas. Pero si los meditamos, descubriremos que siguen una secuencia lógica.

A lo largo de la historia, siempre ha aparecido un líder que anuncia la paz: es el jinete del caballo blanco. Los emperadores romanos del Primer siglo proclamaban la “Pax Romana” cuando invadían y conquistaban un territorio. Pero eventualmente, a la paz le seguía la guerra, que es el caballo rojo. Si hay guerra, hay hambre, que es el caballo negro cuyo jinete lleva una balanza en la mano describiendo precios privativos para productos de primera necesidad, como el aceite y el vino. Y si hay guerra y hambre, entonces por supuesto; llega el caballo amarillo que representa la muerte. Si hay muerte, entonces se abre el quinto sello que son almas clamando por justicia.






Es mi humilde y personal opinión que futuristas, historicistas y preteristas están equivocados y a la vez todos tienen razón. Negar que este patrón de acontecimientos ya sucedió con Nerón, es irreal, contrario a la evidencia histórica. Pero negar que se pueda repetir en el futuro es demasiado optimista.

Negar que se ha estado repitiendo a través de toda la historia de la humanidad, es de hecho; desconocer la historia. ¿Habrá un Anticristo futuro semejante a Nerón, alguien que se crea Dios con la potestad de dar y quitar la vida? , ¿Alguien lo suficientemente opresor y corrupto como para sembrar el caos y la destrucción a su paso? En muchos lugares del mundo ya lo hay. ¿Lo habrá en el mundo entero?

Tal vez incluso ya exista y esté trayendo desolación, hambre y desigualdad dondequiera que va. ¿Habrá un individuo especifico que tome el oficio de dictador mundial?, ¿Puedo asegurarles que no, aun mas aya de la exégesis bíblica?, ¿Puede alguien asegurar que no desde cualquier otro punto de vista sociológico o político?

No importa lo que pase, el mensaje de Apocalipsis nos sigue dando fe, esperanza, apoyo, fortaleza y valor ante cualquier situación, como lo hizo con los primeros cristianos. Ellos fueron los testigos mas elocuentes de la verdad de las palabras de Pablo: ” ¿Quién nos separará del amor de Cristo: tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o peligro, o desnudez o espada? Es Jesucristo a quien cuya prédica revolucionaria pero pacífica en defensa de los pobres y oprimidos, le costo la vida; quien debe animar a los cristianos a permanecer firmes en medio de cualquier Apocalipsis; sea del pasado, del presente o del futuro.

julioPor Julio Álvarez Rivera
Teólogo – Profesor
Facebook / Ministerio Juan 17:17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *