Serie: Nos están quitando nuestros derechos – Oración y lectura bíblica en la escuela

ninos-orando

Cami estudia en un colegio público porque no contamos con los recursos necesarios para poder brindarle educación en un instituto de nuestra misma orientación religiosa. Ella es una niña muy aplicada e inteligente y sus notas siempre han sido sobresalientes. Nos sentimos muy orgullosos de su desempeño.

Hace un par de años atrás, un nuevo director llegó a la escuela de Cami. Es un gran ser humano y un excelente maestro. Poco a poco ha sabido ganarse la confianza y cariño de toda la comunidad educativa, incluyendo a los padres de los estudiantes; quienes han recibido asesoría en diferentes áreas, desde la familiar, hasta en consejos sobre la educación de los niños. El nivel educativo del colegio ha aumentado considerablemente y los incidentes violentos han disminuido desde su llegada.

Samir, el exitoso director, tiene ascendencia del medio oriente y practica la religión musulmana. Pero es completamente distinto a lo que se ve en los noticieros; como dije anteriormente, es una gran persona. Ahora muchos padres se han interesado en su fe, muchos de ellos han comenzado a aprender sobre el Corán y se reúnen en diferentes lugares para rezar orientados hacia La Meca. Debido a este cambio, la asamblea de padres, por votación acordó que todos los días se hará media hora de lectura del Corán y media hora de oración a Alá en la escuela antes de iniciar clases.

Ya han pasado tres semanas desde que la mayoría aprobó esta idea que trajo el nuevo rector. Los incidentes violentos siguen disminuyendo y el nivel educativo aumentando; cada vez son más personas las que manifiestan su alegría y conformidad con lo que está ocurriendo.






Sin embargo, mi esposa y yo no nos sentimos completamente cómodos con esta situación. La verdad creemos que la religión no debería ser impuesta y la educación religiosa debería ser también competencia de los padres en el seno del hogar. Pensamos que aunque las cosas se ven muy bien en la comunidad, Cami podría confundirse con respecto a nuestra fe cristiana. No nos gusta que ella esté tan expuesta a las enseñanzas de Mahoma y no exista un espacio también para los cristianos en ese colegio.

Hemos reflexionado y creemos que en las escuelas no se debería imponer la religión a los niños, ninguna; pues vemos que están manipulando a mi hija a buscar y seguir otra creencia diferente a la nuestra, pues ella no está en edad de poder decidir. Pienso en mi situación y la de Cami y creo que ni siquiera la religión cristiana debería ser impuesta de este mismo modo a través de la oración y el estudio de la Biblia. La formación religiosa nos pertenece a los padres y somos nosotros quienes deberíamos asumirla. 

Si yo tuviera recursos, seguro matricularía a mi niña en un colegio cristiano; como no los tengo, espero que el Estado no patrocine Dios o creencia alguna; muy a pesar que el rector del colegio de mi hija esté seguro que él tiene la verdad y la religión correcta. Todas las cosas que quiero que los hombres hagan conmigo, así debo hacerlas con ellos. Mateo 7:12

Sin lugar a dudas, la educación laica es la mejor alternativa para todos.

David (2)Por David A. Gaitan
Periodista – Pastor
Facebook / David Gaitan
Twitter / @dabycito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *