Mi país me duele

bandera-puerto-rico

En un articulo reciente alusivo a las visiones de Apocalipsis, dije desde una perspectiva hegeliana que la historia se repite, y que en ese sentido las diversas escuelas de interpretación: las que apuntan hacia el pasado y las que miran al futuro, pueden armonizarse en alguna medida.

En Puerto Rico la historia se repite.

El libro deuterocanónico de Eclesiástico (10:8) dice: “La soberanía pasa de una nación a otra por la injusticia, la violencia y el dinero.” Como Israel en el primer siglo, mi país es uno pequeño y pobre, ocupado y sometido por el imperio mas poderoso militar y económicamente de la Tierra, cuyo emblema es el mismo que usaban los romanos: el águila. Atrás quedaron los tiempos en que portar una bandera de Puerto Rico o entonar nuestro himno nacional se castigaba con cárcel o con disparos. Ya la represión no es tan abierta pero existe. Y existen también los lideres eclesiásticos que ante esa represión y ausencia de gobierno propio, dicen lo mismo que los principales sacerdotes en Juan 19:15: “No tenemos otro rey que al Cesar.”






Dado que Israel fue en diferentes momentos de su historia, un país colonizado, Jeremías 33:24 dice: “Y han menospreciado a mi pueblo, hasta no tenerlo mas por nación.” De Puerto Rico se dice lo mismo. Algunos lideres políticos dicen que ni siquiera somos país, pero mas de 100 años de dominación no han logrado asimilarnos socio-culturalmente ni destruir nuestra identidad latinoamericana.

Herodes había reconstruido el templo y debido a eso los romanos eran glorificados por parte del liderato rabínico. No importaba la matanza de niños. En Puerto Rico, muchos niños mueren por falta de la atención medica adecuada y de medicinas. La ultraderecha (a la que muchos pastores le hacen una campaña abierta en sus iglesias hasta repartiendo volantes de los candidatos) privatizo el sistema de salud hace mas de 20 años. Hay un solo hospital publico para una población de mas de 3 millones de habitantes. Es indispensable tener plan medico para recibir los servicios. Hay uno de cubierta limitada, subsidiado por el gobierno pero las aseguradoras (y esto ocurre tanto en ese plan como en otros mucho mas costosos) suelen presionar a los médicos a recetar lo mas barato bajo amenaza de cancelarles el contrato y quedarse sin pacientes.

Se ha sometido legislación para regular todo esto. Pero a los lideres de la derecha religiosa que se auto proclaman defensores de la familia, no les importa; no convocan marchas para protestar por esto ni les interesa lo que al respecto piensen los candidatos. Una sola cosa les importa: Que los políticos se manifiesten en contra de la homosexualidad, es para ellos lo único que puede calificarse de inmoral; el abuso abierto contra los pobres no cuenta como pecado. Por eso he ido a algunas de sus actividades y he regado también mis volantes informando al pueblo que Adolf Hitler odiaba a los homosexuales y hasta los llevo a las cámaras de gas juntamente con los judíos, pero no porque creyera en lo absoluto en la Biblia sino porque parejas que no procrean no lo ayudaban a extender la raza alemana por el mundo. Les he dicho que el énfasis de Jesucristo radica en el principio de: “Tuve hambre y me disteis de comer” como criterio decisivo en el Juicio Final según se describe en Mateo 25. En una de tales actividades al aire libre, fui amenazado en mi integridad física por un ujier, pero no pudieron sacarme de allí.

No hay duda de que el discurso de la derecha religiosa es el mismo en todas partes. Lo vimos en Colombia y lo vemos en Puerto Rico. Pero si es cierto que la historia se repite, entonces no solo las calamidades de Apocalipsis que el mundo lleva sufriendo desde su fundación: el hambre, la enfermedad, la persecución y la pobreza sino la esperanza, las promesas, el gozo, la justicia también van a llegar.

Y un día mi patria amada que tanto me duele, tendrá libertad.

julio

Por Julio Álvarez Rivera
Teólogo – Profesor
Facebook / Ministerio Juan 17:17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *