Serie: Nos están quitando nuestros derechos – Oración y lectura bíblica en el trabajo

Mother and daughter playing with finger toys

Ser padres no es fácil. En nuestro caso, debimos recurrir a la ayuda de una señora, doña Mónica, quien nos colabora con las tareas del cuidado de Cami. Desde que ella inició sus labores en nuestro hogar, acordamos que comenzaría su jornada a las 9:00 de la mañana y se extendería hasta las 3:00 de la tarde. Las instrucciones son claras como puntuales, atender en todo a nuestra bebé de seis meses.

No tengo queja alguna. Doña Mónica se esmera en preparar los alimentos de la niña con toda pulcritud y diligencia. Ella sabe exactamente lo que queremos y cómo lo queremos, de manera que se esfuerza en hacerlo; además, ha desarrollado bastante empatía con Cami, se nota del amor y aprecio que se tienen. 

Su presencia en nuestro hogar nos ha ‘quitado una carga de encima’, literalmente las cosas funcionan bien y se ha aliviado este difícil momento lleno de responsabilidades; nosotros también hemos comenzado a apreciar a doña Mónica, es una persona muy especial. Podemos atender nuestros trabajos y obligaciones, sabiendo que ella cuida muy bien de nuestra hija.

Por eso, a veces pienso sobre cómo debería comportarme con ella, pues desde hace un par de semanas ha adoptado el hábito de llegar a casa y comenzar a orar y leer la Biblia por espacio de treinta minutos todos los días, en la habitación de Cami. Esto, a pesar que según el horario que recomendó el pediatra, la niña debería tomar su biberón justo a esa hora, pero doña Mónica ha preferido atender su actividad de fe.






Por supuesto que le he reclamado por su comportamiento, le he pedido que por favor asista a la bebé con algo tan importante como su tetero, pero al parecer esto le ha ofendido  y me recrimina que estoy violando su derecho a la libertad religiosa y desarrollo de su libre personalidad. Honestamente, esto me tiene algo desconcertado; pero lejos de hacer algo semejante a lo que me reclama, lo que espero es que ella destine el tiempo laboral al trabajo y su tiempo libre a las cuestiones de su fe particular, pues su comportamiento nos está afectando en la familia.

Hace algunos días atrás que doña Mónica habló conmigo sobre el asunto y me dijo que si yo no le respetaba su tiempo para el ejercicio religioso en el trabajo, ella me demandaría y que está a la espera de hacerlo, pues un grupo de activistas cristianos han recogido firmas para promulgar una ley que le de libertad a ella de continuar con su oración durante la jornada laboral. Es muy posible que esto ocurra, pues los cristianos han ganado bastante poder electoral y tienen varios diputados y políticos que los apoyan.

Esta situación me ha hecho reflexionar sobre los empleados de grandes empresas, tanto del Estado, como privadas, quienes se han organizado y están tomando tiempo laboral para sus actividades religiosas. No sé cómo podremos enfrentar esto, pues en ningún momento quiero atacar a doña Mónica y su creencia, sólo espero que Cami pueda tomar su biberón a las horas correspondientes.

¡Que bueno sería que durante el tiempo de trabajo, trabajemos; y durante el tiempo de oración, orásemos!

David (2)Por David A. Gaitan
Periodista – Pastor
Facebook / David Gaitan
Twitter / @dabycito

 

Un comentario en “Serie: Nos están quitando nuestros derechos – Oración y lectura bíblica en el trabajo

  1. Con todo respeto por doña Monica, quisiera decir que a ella la contrataron para trabajar,que le pagan su dinero a cambio de un servicio determinado, durante un tiempo limitado.Cada minuto de ese tiempo no le pertenece a doña Monica ,sino que le esta siendo pagado para que atienda a un niño.Creo que no realizar su labor, es lo mismo que robar el dinero a los que la contrataron,justamente para eso: trabajar seis horas completas.La honestidad es un buen testimonio que glorifica a Dios ya que nuestras acciones son el fruto de la presencia de Dios en nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *