¿Apóstoles hoy?

numeros

Efesios 4:11-12 dice: “Y Él mismo constituyo a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas y a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo”.

Pablo compara la Iglesia con un cuerpo, y por eso también menciona 5 ministerios. Recordemos que el cuerpo tiene 5 sentidos; si falta uno, el cuerpo estaría limitado en sus funciones. El número 5 es recurrente en la Biblia y expresa funcionalidad. Tenemos 5 dedos en cada mano y en cada pie, David tomó 5 piedras del rió, Cristo multiplicó 5 panes para alimentar a una multitud de 5 mil personas. 5 son los libros de la Torah o Pentateuco. Tenemos 5 extremidades: cabeza, 2 brazos y 2 piernas.

La selección de cifras especificas en la Biblia, suele responder a un propósito para emitir un mensaje. Por ejemplo: ¿Por qué 9 frutos del Espíritu Santo en Gálatas 5:22? El 9 tiene una propiedad aritmética que le es única. Sólo él se reduce siempre a sí mismo. Vea usted:

9 x 1=9.
9 x 2=18. Y si sumo los dígitos del resultado, 1 + 8=9.
9 x 3= 27 (2 + 7=9)
9 x 4= 36 (3 + 6=9)
9 x 5= 45 (4 + 5=9)
9 x 6= 54 (5 + 4=9)
9 x 7= 63 (6 + 3=9)
9 x 8= 72 (7 + 2=9)
9 x 9= 81 (8 +1=9)
9 x 7,512= 67,608. (6 +7+6+0+8=27, 2 +7=9)
No importa con cuál número decida intentarlo, siempre va a llegar al mismo resultado.

Debe haber 9 frutos del Espíritu Santo: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Y debe haber 5 ministerios esenciales para que la Iglesia de Cristo, como un cuerpo con 5 sentidos, exista y funcione.






Siempre será necesario un enviado o misionero que levante una obra en algún lugar, que es lo que la palabra griega “apostolos” significa. También se va a necesitar un pastor, un maestro, alguien que evangelice, alguien que funja como profeta (transmisor del mensaje de Dios, no obligatoriamente quien predice el futuro). No son 5 personas, son 5 ministerios; pueden ser llevados a cabo por una misma persona y todos los ejercemos en algún momento.

Ninguno de los 5 ministerios es monopolio exclusivo de nadie. Si un no creyente en Jesucristo, de pronto nos pide la oración y un consejo, nos constituimos en esa circunstancia en pastores de esa persona que no se congrega en ninguna iglesia. Por supuesto, hay a quienes Dios llama para que le dediquen toda su vida a uno de esos 5 ministerios.

Pero hay una diferencia muy grande, y aquí llegamos al “quid” de la cuestión, entre el humilde significado de enviado que la Biblia le confiere al termino “apóstol” (un misionero abnegado) y la jerarquía que muchos autodenominados apóstoles de hoy han creado.

Quienes se hacen llamar “enviados” prefiriendo usar el vocablo griego y no el castellano, son los que envían a otros bajo su “cobertura”. Esto último no tiene ningún asidero bíblico. De hecho, resulta prepotente decir que pastores están bajo mi cobertura, en vez de decir que todos en calidad de iguales, estamos bajo la cobertura de Dios.

Hay una diferencia entre ministerio apostólico y sucesión apostólica. Lo segundo es una doctrina de la Iglesia Católica traída a la Iglesia Evangélica por algunos llamados “apóstoles.” La primera sostiene que el Papa y el Colegio Cardenalicio son los sucesores de los apóstoles. El Papa ocupa la silla de Pedro. Todo lo que el escriba y diga como tal, tiene la misma autoridad que una carta de Pedro en el Nuevo Testamento. Es infalible.

Eso es lamentable y precisamente, lo mismo que están reclamando para sí algunos de los pretendidos apóstoles. He oído a algunos decir que nadie los puede cuestionar, que tienen una unción rara, que nadie mas posee. Quien ha sido llamado por Dios para un ministerio exclusivo pero no irrepetible, como fue el caso de Juan el Bautista, el de Elías, el de Moisés, se caracteriza por ser humilde y por siempre glorificar a Dios sobre sí. Juan decía de Jesús: “Es necesario que yo mengüe, pero que Él crezca.”

Esa misma actitud hace falta hoy, para reedificar ese cuerpo de Cristo mediante los 5 ministerios. Ministrar significa servir, no ser servido.

julio

Por Julio Álvarez Rivera
Teólogo – Profesor
Facebook / Ministerio Juan 17:17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *