Cristianos y LGBTI: Un parecido razonable

Toda mi vida he sido parte de la iglesia cristiana evangélica. Es una comunidad que conozco muy bien.  Si me preguntan por predicadores o cantantes cristianos, consigo dar muchos nombres y una pequeña reseña de sus vidas. Conozco la jerga y modas evangélicas. Aunque no soy un experto en historia de la iglesia, puedo hablar de algunos hechos relevantes de esta y describir los movimientos y denominaciones principales.

Pero cuando debo hablar de la comunidad LGBTI, mi conocimiento no es tan vasto; no solo porque hasta ahora llevo casi cuatro años de haber salido del closet, sino porque mis gustos no son los del gay promedio: no me identifico con el pop de Madonna o Gaga, no soy un experto en moda y tendencias, tampoco un frecuente asiduo de rumbas y bares. Eso no significa que me parezcan censurables, es simple preferencia.






Sin embargo, encuentro interesante muchas similitudes en las dos comunidades. Dos colectivos que, aunque parecen el agua y aceite, tienen muchas cosas en común: en ambos lados se encuentra gente honesta, genuina, segura de lo que es y quiere; y también gente que vive una vida de apariencias y falsedad.

Personas que tienen claro sus principios y creencias, aunque eso no significa agredir al otro, pero también extremistas que son capaces de difamar a los demás por ser diferentes o para sentirse superiores. Tristemente, algunos creen que el mundo gira alrededor de su comunidad y que las mejores almas solo están en ella.

Por eso mi invitación es que nos relacionemos con el otro basados en su carácter, sus principios y valores, no en su orientación sexual o creencias. Al fin al cabo por ser cristiano no soy automáticamente bueno o por ser gay necesariamente un pervertido. Debemos aprender que los seres humanos no se clasifican como negro y blanco, sino que somos individuos de muchos matices y colores.

Fabio MenesesPor: Fabio Meneses
Literato y Escritor
Facebook / Diario de un cristiano gay

 

2 comentarios en “Cristianos y LGBTI: Un parecido razonable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *