La Colecta en Corinto: Un prototipo de generosidad y solidaridad de los santos en oposición a la propuesta socio-económica (neo)pentecostal – Parte I

Primordialmente, nos encontramos ante uno de los tantos textos bíblicos usados en espacios para la recolecta de ofrendas y diezmos, es un texto utilizado repetidas veces por las iglesias evangélicas pentecostales y los nuevos movimientos religiosos para argumentar el dar libre y generoso, pero algunas veces no para la ayuda de los más necesitados en estas comunidades, sino más bien para inversiones con otro tipo de interés. Así que, el problema no es que se utilice para estos temas, sino que se utilice con las motivaciones incorrectas, muy común en comunidades en que el dinero es el fin por el que va el feligrés a la comunidad, destaca a miembros –acomodados económicamente- en especial de otros miembros –de escasos recursos económicos-, se convierte en el tema de alabanza y es motivo, entre decretos y afirmaciones positivas, por el que se celebra una reunión religiosa. Así que, les invitamos a este análisis de una de las primeras comunidades cristianas y a comparar los peligros en los temas socio económicos en las comunidades cristianas hoy. 

“Hermanos, miremos la gracia de Dios dada en las iglesias de Macedonia; porque en grandes tribulaciones, abundó su gozo y su profunda pobreza desbordó la riqueza de su generosidad.

Pues doy fe, de que han dado según sus iniciativas, más allá de sus posibilidades, rogándonos con insistencia la gracia de tomar parte en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que se dieron así mismo primero al señor y luego a nosotros por voluntad de Dios.

Así que recomendamos a tito como antes lo había iniciado, lleve hasta el término entre vosotros esta misma obra de caridad.

Como en todo abundáis en la fe, y en la palabra, y en la ciencia, y en toda solicitud, y en el amor para con vosotros, también abundéis en esta obra de gracia.

No digo esto en sentido de mando, sino para poner a prueba, según la diligencia de otros, también la sinceridad de su amor.

Que ya conocéis la gracia de nuestro señor Jesucristo, por cuanto por vosotros, siendo rico, se hizo pobre, para que vosotros con su pobreza seáis ricos.






Y en esto doy un consejo; ya que esto les conviene, como quienes no solo en el poner las manos a la obra, sino también en el querer, fuiste los primeros en tomar la iniciativa desde el año anterior; para que, así como tuvieron a cabo el hacerlo, y para que como estuvieron pronto a quererlo, así también lo estén en cumplir conforme a lo que tengan.

Porque como exista una voluntad dispuesta, es bien aceptada, en razón de lo que uno tiene, no en razón de lo que no tiene.

No que haya de haber holgura para unos, y para vosotros estrechez, sino que todos seamos iguales. Para que nuestra abundancia supla la escasez de ellos, y la abundancia de ellos, supla nuestra escasez, de donde resulte igualdad.

Como está escrito: “El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos”
2 Corintios 8:1 – 15 (Traducción al español del texto Griego del Nuevo Testamento)

El apóstol pablo nos lleva a través de una serie de sermones no solo en este pasaje específicamente, sino en todas las cartas con las que se comunica con los corintos, a cerca del ofrendar y del participar en la obra de caridad para con los más necesitados que se encuentran en Judea. Algunos de esos pasajes en las cartas a los corintos con los que anima a dar para los necesitados de Jerusalén son (1 corintios 16); luego vuelve a tocarse el tema en (2 corintios 8: 1 – 23); y allí en el (capítulo 9: 1 – 15) de la misma carta de 2 de corintios. Pero hemos enfatizado (2 corintios 8: 1 – 15) como pericopa para hacer nuestra exégesis y desde allí analizar ¿Qué Sucedía en esta ocasión para con el tema de las ofrendas en la comunidad de corinto? ¿Sería Posible hablar elementos de una Teología de la prosperidad, tal y como se entiende hoy, en la ekklesiai de corinto? ¿Cuál fue el motivo de desánimo y apatía en una comunidad que había comenzado a ofrendar de manera generosa? Y ¿Qué respuesta daría pablo a una de las problemáticas de desigualdades económicas que se asomaban en las primeras comunidades cristianas?

Cada uno de estos interrogantes intentará descubrir en que consistió el servicio de caridad en la iglesia, cómo las primeras comunidades cristianas asumieron una serie de acontecimientos y de situaciones mucho más complejas de la que somos capaces de captar sobre el texto en sí, y de esa manera entonces, podamos llegar a deducciones útiles en la forma en como la iglesia puede hoy solicitar solidaridad y generosidad a sus asociados, pára qué debería ser diligente en esto y por qué aun hoy la colecta podría ser trascendental en la transformación social.

Ahora bien, primero analizaremos la redacción y los aspectos literarios en el texto, con el fin de analizar su intencionalidad y su influencia en ese contexto social, cultural, económico, y político de corinto; atenderemos más tarde, el texto en sí, para que al juntar todos estos elementos se pueda comprender que quiso decir el autor y sea más adecuada una interpretación desde la realidad de las iglesias evangélicas pentecostales.

Un análisis literario al texto

Es importante en primera instancia agregar que estas cartas son el resumen de varios escritos -posiblemente cinco cartas-, compactados en dos escritos llamados 1 y 2 de corintios (Foulkes, I. 2003), que fueron en si una recolección de preguntas y respuestas emitidas por estos cristianos y respondidas por el apóstol pablo, cuestionamientos que tenía que ver con asuntos de problemas concretos en la comunidad, y que el apóstol tomo como punto de eje en discusiones con las que exhorto a la iglesia de corinto.

Así mismo, sobresaltar que esta carta fue seleccionada por exegetas contemporáneos como una de las cartas indiscutiblemente escritas por el apóstol pablo desde la comuna de Éfeso, de donde algunos mensajeros se prestaron para llevar a pablo información sobre la comunidad, sus problemas incipientes y sus preguntas abarcadoras de asuntos cotidianos, de la misma forma que colaboraron para que llegaran las respuestas precisas ante la emergencia de estas.

Acercándonos un poco al texto, nos daremos cuenta que pablo habló de una situación específica y para llegar a ella y su solución, utilizo la forma moral helenística más común en el aquel entonces, la retórica. De ese modo literario, pablo va a argumentar su enseñanza y exhortación a los corintos a cerca del ofrendar, de manera que usa la parte moral, dirigiéndose a los hermanos como santos, es decir, hermanos, y refiriéndose a su ineficiencia ante la obligación de hermanos; luego da apertura a la parte emocional y afectiva en la que muestra como los macedonios dieron más a pesar de su pobreza, y sus tribulaciones, o sea, a pesar de su condición de supervivencia –se refiere a la lucha para conseguir su sustento-, describe la disposición de la comunidad un año anterior, y de su querer o deseo por ayudar o colaborar; en seguida les emite una muestra teológica de cristología, pero enfocada al tema de la generosidad, la gracia, el servicio y el amor por todos nosotros como muestra de la generosidad Jesús como logos o palabra.

De ese modo, utilizando elementos propios de la retórica, como la forma hiperbólica en que muestra la pobreza de macedonia, donde dice que son abismalmente pobres, pero en realidad no eran indigentes ya que vemos que pablo les motiva a que trabajen y suplan sus necesidades en la carta a los tesalonicenses; y nos es claro analizarlo en la parte en que usa el mismo método hiperbólico en 2 Corintios 9: 2, donde el mismo nos dice que le ha hablado a los de macedonia de la generosidad de los de Acaya, con intenciones de motivar tanto a unos como a otros, o puede ser provocarles a celos (Meeks, W. 1988)

A la vez que hace uso de paradojas, cuando habla de que según su profunda pobreza abundaron en riquezas (8:2); además del uso de las antítesis como riquezas y pobrezas, abundancias y tribulaciones, son muestras de que la forma literaria que uso el autor para convencer a su público es la retórica. Ahora, en cuanto a una estructura de esa retórica, tomaremos esos pasajes de 2 de corintios 8: 1 – 15 y 9: 1 – 15 comparándolos y esquematizándolos:

Capítulo 8       Capítulo 9

  1. Un saludo y mención de la colecta                           v.1                   v.1
  2. Una ciudad como ejemplo de generosidad               v.2-3               v.2

(Macedonia)   (Acaya)

  1.  Medida de Generosidad                                          v.4                   v.3
  2. Descripción de lo que se esperaba                             v.5                   v.4
  3. Exhortación a los enviados a recoger la colecta        v.6                   v.5
  4. Prerrogativa de la motivación del amor al dar          v.8                   v.6-7-8
  5. Formula cristológica                                                  v.9                   v.9-10

(Jesús repartiendo                             (se usa salmos 112:9

Y dando a los pobres de su riqueza)  e Isaías 55:10 como referencia mesiánica y del rey. Se es generoso con los necesitados)

  1. Se habla de la actitud de disposición para dar          v.10-11-12      v.11
  2. Promoción del propósito de la colecta:                     v.13-14           v.12-13-14
  • Para que no les falte nada a ninguno
  • Para llegar a términos de igualdad
  1.  Exaltación por su generosidad                                 v.15                 v.15

 

Esta forma estructural nos muestra como pablo a pesar de expresarse en dos escritos diferentes, para un público distinto, quizás en tiempos polarizados, hace uso no solo de los mismos elementos para animar a las ofrendas de los santos, sino que también afirma su uso de la retórica romana para estos.

Contexto Socio – Cultural y económico de las Comunidades de Corinto

Por otro lado, la comunidad de corinto era una metrópolis griega, llena de muchos lujos, prospera, pues se había convertido en un centro mercantil, el comercio que desplegaba esta ciudad era muy estable, abarcaba el turismo, las entradas y salidas de productos industriales y hasta la prostitución, eran negocios que se enriquecían no solo porque geográficamente graficaba un istmo que se convertía en un puerto, sino porque da la impresión que la gente de esta provincia era muy buena con los negocios. Al parecer con el tiempo ese lujo decayó  con la conquista de los romanos sobre los griegos, así que esta ciudad fue totalmente destruida (146 d.c), pero con el pasar del tiempo ella volvió a su posición económica estable y a gozar de grandes comodidades, claro está, bajo la dominación romana (44 d.c), quienes eran permisivos en muchas cosas, como aspectos sociales, religiosos y el trabajo que representaba lo económico, con  la obviedad de que no amenazara la política imperial; lo único que los romanos no permitieron que se reconstruyera fue todo ese lujo de ciudad que poseían los corintos, quizás por envidia o para mantener el control. El plan imperialista permitió que se siguieran con los negocios para el pago de impuestos y que se estableciera la estrategia del patronato –que más adelante explicaremos con más detalles-. De esta forma corinto medio griega, medio romana, llegó a ser mucho más importante en asuntos económicos que Atenas (Levoratti, A. 2003)






Observemos, por ejemplo, cuando se celebraban los juegos ístmicos en la ciudad, los ciudadanos corintos aportaban para su realización generosamente, dando indicios de que la economía que se manejaba era solvente y abundante. Quizá es esta razón la que nos lleva a pensar que pablo llego a corinto, no solo por hechos exclusivamente evangelizadores, sino como medio de sustento y solvencia económica (1 Corintios 9:1-18; 2 Corintios 11:8-10; Hechos 18:1-5) esto nos muestra que pablo no solo vivía del evangelio y de la gracia que recibía de los hermanos en macedonia y corinto, sino que a la vez cuando vino a acaya, trabajo arduamente en su oficio. (Koster, H. 1988)[1]

También podemos inducir la capacidad económica de estas ciudades y las comunidades cristianas, por la exhortación de pablo por aquellas acciones judiciales que se emprendieron unos contra otros, y que supone asuntos de transacciones económicas o mercantiles. Cuando se trata el tema de la propiedad privada (1 Corintios 6:1-11), indicando que tratamos con gente muy modesta, con personas de negocios, quizá ricas, de grandes casas, en donde algunos tenían una ekklesiai (Meeks, W. 1988). Había quizás otros que no disponían de una gran capital, ya que Meeks (1988) nos recuerda que los donativos se recogían semanalmente, poco a poco, pero aun así gozaban de privilegios más grandes en comparaciones con otras ciudades en tiempos de pablo. El hecho de que también estuviera el tesorero municipal de corinto (Romano 16:23) sugiere que la iglesia contaba con miembros de cómodo rango, tanto social como económicamente. (Clark kee, H. 1988)

En contraste, encontramos una comunidad vecina llamada macedonia, que era una ciudad griega al igual dominada por romanos, que antes hacía parte de la misma estructura geográfica, pero que mucho después fue sometida a una separación de acaya, provincia de la capital corinto, es decir que macedonia y acaya estaban muy cerca,  macedonia al norte, y su capital tesalónica, acaya al sur, con su capital corinto, esta ciudad al norte no era una comunidad mercantil, vivía de su trabajo diario y que se sustentaba en la supervivencia, pero lo que a pablo le sorprende -leyendo entre líneas- es que está a pesar de su pobreza, ya sabemos que no es de indigencia, sino de menos riqueza que corinto, aventajó a estas comunidades en su aporte a esta logeia o recolecta para los pobres de Jerusalén.

El paterfamilias: institución de la economía corintia

Resulta entonces, que la estratificación social entre ricos y pobres en la comunidad, en vez de representar un vínculo de igualdad y armonía, estaba convirtiéndose en una dificultad que poco a poco vendría a ser el epicentro de la problemática que enredaría las comunidades cristianas en la ciudad de corinto. Los ricos, en vez de representar un avance o ayuda a la comunidad, esas ínfulas de mejor status social como ideología imperial,  estaban representando más bien un problema social en la ekklesiai, porque no podríamos negar, ni olvidar que a pesar de que habían gente muy acomodada y rica, otros hacían parte de los esclavos, que podían ser un tercio de la sociedad, mientras que el porcentaje mayoritario lo ocupaban los libertos, jornaleros, artesanos y libres que poseían un trabajo que los ayudaban a tener para su sustento, estos eran como un status quo, es decir, no eran indigentes, pero respondían a ciertas necesidades (Folukes, I 2003); ahora, esta clase minoritaria en corinto, competían con familias por aumentar su cuota de poder y prestigio, a esto se le llamaba patronato.

Quiere decir que, el patronato es “…un sistema que incorporaba oligarquías locales al círculo de privilegio y poder del imperio, para gobernar su propia ciudad y región en nombre de roma” (Foulkes, I. 2003) el emperador ante esta situación de servicio y de favores ofrecidos le daba una medida de poder dentro de su región y este le daba acceso a la riqueza. Estos ricos daban su servicio para someter el pueblo a roma, a cambio de recibir un beneficio que les diera prestigio ante otras familias tradicionales, de tal forma que promovían un espíritu de superioridad sobre otros personajes activos de la comunidad; era una comunidad competitiva en donde se buscaba no el bien común, sino el beneficio económico personal, era una forma individualista de actuar.

Estas familias no solo lo conformaban el padre y los hijos, sino que era un cumulo de personas como los parientes, los esclavos y los libertos, que trabajaban por un negocio en común. Era por esto que quizá pablo en su ironía, y sátiras a la propuesta imperialista, y hasta para reinterpretar el hecho de familias, le llamaba a los cristianos “Santos”, ya que los santos eran solo los que hacían parte de la familia de los cesar, y estos a la vez eran hijos de dios (Cesar), y hermanos entre sí, pablo contrapone y dice: en verdad los cristianos, pobres y ricos, todos por igual son Santos, no por nivel social, ni por cuantos eran, sino que imaginamos los privilegios de los que gozaban. (Meeks W. 1988)

De cualquier manera, queda claro que en las comunidades paulinas existe lo que Meeks, al igual que Neil elliot () llama como ambivalencias sociales, o hasta un status quo (ambiguo), ya que siempre se ha entendido como un movimiento proletario, es en sí una combinación entre gente rica y pobre, en el que envuelve muchos status sociales, pero que no se entiende como estratos sociales marxistas (Ricos-Pobres) o hasta estrato medio. En realidad, es una combinación de todos ellos, pero que a la vez son estos patricios (Patronos), quien socialmente representan a los ricos del tiempo de pablo y que van a hacer fuerte impacto en una estratificación social dentro de estas comunidades.

Es lamentable que hoy día, en nuestras comunidades evangélicas pentecostales, exista esta medida de estratificación social, que unos posean mayor posición que otro por la medida de sus patrimonios, que el poder sea de unos y no de todos, que el dinero tenga que ver con qué tipo de persona eres o que tanta confianza podemos depositar en ti. Aunque parezca increíble escuchar a comunidades con este tipo de tratos, poco a poco es la realidad de una corriente teológica llamada “de la prosperidad”, en donde sus miembros son seducidos por el poder y puestos en una competencia por él, en donde algunos están más cerca al líder de la comunidad y casi siempre es quien más capacidad económica tiene.

Realmente, es vergonzoso que el patronato, como ideología imperialista se perpetúe en medio de la comunidad, por eso pablo, a los que más tienen les indica que la ofrenda es para los carecen de tener, que el ofrendar no es para ganar posiciones en medio de la comunidad, sino que ese debe ser la contrapropuesta de la comunidad cristiana, la de compartir con el desventurado. Pablo estaba convencido que la ofrenda debía tener una única utilidad, la de la generosidad y la solidaridad, la de sobreponer actos de igualdad entre ricos y pobres, y no la de anteponer la sed de poder de los ricos sobre los pobres. Apostamos por el único trato sostenible de la comunidad, el de hermanos(as), los santos, pero no los santos del cesar (emperador), sino los santos de cristo, los miembros de una misma familia que luchan unos junto a otros para la sobrevivencia de todos(as).

Adolfo Cespedes

Adolfo Céspedes Maestre
Universidad Reformada
Barranquilla, Colombia

 

 

Referencias

[1] En cuanto al texto de hechos de los apóstoles, admitimos que cuando Lucas escribe, lo hace desde su forma y estilo propio mítico, para mostrar que estos hermanos Aquila y Priscila, fueron desterrados de roma por ser judíos. Y que por lo tanto el evangelio ya había sido extendido a las comunidades de corinto no por pablo como primer misionero en llegar aquí, sino ya por otras comunidades establecidas allí, o sea por otros cristianos. Entonces quizás si es posible que pablo se aventuraba a estas ciudades no solo por asuntos ministeriales sino también económicos.

Bibliografía

  1. Levoratti, A. & Foulkes, I. (2003). Primera carta a los Corintios. En: Comentario al Nuevo Testamento Latinoamericano (817 – 841). pamplona: Verbo Divino.
  2. Levoratti, A. (2003). Pablo y las Cartas Paulinas. 1ra Edición. Pamplona: Verbo Divino.
  3. Meeks, W. (1988). Los Primeros Cristianos Paulinos. 1ra Edición. Salamanca: Ediciones Sígueme
  4. Clark kee, H. (2002) Nuevo testamento 2. (Alicia Winters, trad.) 2 Edición. Barranquilla: Prentice Hall. (Publicado en 1983)
  5. Koster, H. (1988) Introducción al Nuevo testamento. Salamanca: Ediciones Sígueme.
  6. Elliott, N. Las cartas de Pablo: la justicia de Dios contra el imperio.

3 comentarios en “La Colecta en Corinto: Un prototipo de generosidad y solidaridad de los santos en oposición a la propuesta socio-económica (neo)pentecostal – Parte I

  1. Muy de acuerdo. Buena exégesis. Ha habido abuso con este tema, pero se debe dejar crecer junto el trigo y la cizaña, de todo hay en la viña del Señor y en su tiempo cada uno recibirá su recompensa conforme a sus obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *