El Dios de los solitarios – Poema

Piedras solitarias tocan la arena
donde un acordeón interpreta los sonidos
de los tiempos, ellos se esconden en las
las raíces de la vidaUna mujer vestida de azul te busca
Azul con olor a whisky y ella en una esquina
interpreta la música llena de historias
que hablan de ti.
Eres el Dios sentado en una barra
junto a personas que piden
una copa más descifrando sus respiraciones
Miras a los ojos de los hombres
y ya muertos revives el
pasado que baila en la mesa de un club
Una pareja te encuentra en sus corazones
y en su pasión de blues la neblina entierra
las letras de un libro sagrado
Los solitarios, así los llaman
Las canciones sagradas se burlan de ellos
Y cuatro paredes no abrazan sus almas
¿Quién interpreta lo que sienten?
Un hombre con corbata y libros en su
espalda señala sus caminos
y olvida que su camino
es tan lejano como el sol que se esconde
en el mar que lo consume
Cae una lágrima y la tierra la desea
Se emborracha al tocar las penas que se
ahogan entre luces y palabras anticuadas
Pensamientos que van y vienen y nadie
quiere decir lo que siente y los que hablan
son condenados porque sienten mucho
Son los solitarios desnudos
Tú un Dios desconocido en la historia
y conocido en aquellos con pieles pintadas
de pecado
Una casa donde se pasea, una película y
en ella un mañana donde los perdidos
encontrarán un hogar
Un encuentro con el Dios desconocido
será su noche de luna
Y la alegría rodeada de nostalgias abrazará
las copas de los que a su encuentro llamaban
los solitarios y como errantes noctámbulos
seguirán sus sueños en la mitad de un mundo
sin Dios






shir-ruizPor: Shir Ruiz
Artista / Escritora
shirgail@hotmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *