No hay Ley que valga cuando las Relaciones se basan en Amor

Por años he escuchado en un sin número de iglesias cristianas y hasta en mi propia familia, decir lo abominable y diabólico que es ser una persona homosexual. Estas declaraciones nunca me hicieron sentido, ya que he visto en primera fila lo que sufren estas personas siendo etiquetadas y abusadas, tratándolas como algo menos que humanos. Así que me tomé la tarea de estudiar un poco más a fondo lo que realmente dice la Biblia acerca de los homosexuales y de las parejas del mismo sexo. Pero para hacer esto tuve que llegar a la realidad -y espero que también pueda llegar a abrir par de ojos y corazones con esto- de que tenemos amistades, familiares y conocidos que son homosexuales y que necesitan de nuestro amor, no nuestro odio o nuestras ideas en cuanto a su orientación, solo necesitan nuestro amor.

Luego de meses dedicados al estudio de las Escrituras con respecto al tema, puedo con toda certeza y confianza decir que la Biblia no condena ninguna relación sexual basada en amor. Y si, sé que algunos dirán “No, la Biblia es bien clara en el tema de la homosexualidad”, y luego citarían 6 a 7 versículos -dependiendo la versión que citen- que supuestamente tocan el tema, pero sin embargo ignoran los otros 2,103 versículos en donde hablan de cuidar de los pobres, los oprimidos y marginados. No, la Biblia no es muy clara en el tema; voy a citar cada uno de los versículos o textos donde aparentemente la Biblia habla de la condenación a los homosexuales, y una lectura cuidadosa nos hará salir de ese error y nos llevará a arrepentirnos -que no es otra cosa que cambiar de pensamiento o de dirección-, de una vez y por todas, y nos llevará a ver a estas personas de una manera diferente, y espero que esa diferencia sea reflejada en amor.

La Biblia no cambia, lo que cambia son las traducciones y las maneras de interpretarlas. Gracias a varios traductores y biblistas que se han tomado a la tarea de buscar estos escritos en su lenguaje original, poco a poco han llegado a encontrar manuscritos más cercanos a los textos originales y mientras más sigan apareciendo podremos seguir revisando y estudiando lo que dicen, podremos salir de muchos errores doctrinales que se han inventado o han creado por intereses personales. Partiendo de esa premisa, vayamos a los textos que muchos bien intencionados utilizan para condenar a los homosexuales.

Génesis 19:1-25:

No voy a citar el texto ya que es bastante extenso, pero si vamos por parte podremos ver el error de muchos que piensan que las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas a causa de la homosexualidad. La razón por la cual muchas personas dicen o piensan eso se debe a un relato en el capítulo 19 donde unos hombres de la ciudad le piden a Lot que suelte a su visita (que según el relato eran 2 ángeles o mensajeros de Dios) para que ellos los conozcan. Esa palabra “conocer” en el texto original es la palabra hebrea “yadha” que puede traducirse como “tener conocimiento de”, también puede referirse a “verificar credenciales”, y en raras ocasiones se utiliza como “conocerlos sexualmente”. Vamos a suponer que estos hombres querían tener relaciones sexuales con éstos mensajeros, el problema con ese énfasis es que el relato dice que “todos los hombres de la ciudad de Sodoma, jóvenes y viejos, rodearon la casa”. ¿Todos los hombres rodearon la casa? ¿En qué parte de la historia de la humanidad todos los hombres de una ciudad eran homosexuales? Los homosexuales siempre han sido una pequeña minoría. Además, Lot luego ofreció a sus hijas, o sea que sabía que había varios o muchos que eran heterosexuales.






Otras razones por la cual esas ciudades no pudieron haber sido destruidas por causa de la homosexualidad, se debe a que la ciudad ya estaba por ser destruida desde el capítulo 18, es decir, antes del incidente de los hombres de la ciudad que rodearon la casa de Lot. También en las otras partes que mencionan las ciudades, en ningún momento hablan de la homosexualidad. Sin embargo, cuando seguimos leyendo las Escrituras vemos que en Ezequiel 16:48-50 se detecta o se identifica el pecado de Sodoma, que fue haber sido negligente con los pobres y necesitados. Lo mismo puede pasar con nosotros, podremos experimentar algún tipo de pérdida -no necesariamente física- si nos olvidamos de aquellos que realmente necesitan.

Levíticos 18:22 y 20:13:

La mayoría de información del Antiguo Testamento con respecto a la homosexualidad es en el contexto de maltrato o prostitución ritual. La Biblia asocia la homosexualidad con la depravación caananita y culto de adoración pagana (lea Levíticos para más información con respecto a las restricciones dietéticas y relaciones sexuales). Cuando vemos en el versículo la palabra que se traduce como abominación es la palabra hebrea “toevah” que está mayormente relacionada a la idolatría. Todo lo que hagamos como manera de endiosar algo o alguien es abominación y no debería ser parte de nuestras vidas.

Romanos 1:24-27:

Estos versículos se han utilizado tradicionalmente para condenar todos los actos homosexuales; pero, al estudiar estos textos es bien difícil tener certeza de qué prácticas precisas Pablo condenaba. El contexto sugiere que los actos homosexuales en cuestión estaban relacionados a prácticas paganas idólatras y sexualidad cúltica. En ese sentido, Pablo está describiendo la depravación de la vida sin Dios referente a la sexualidad humana. Si Pablo estaba hablando de la sexualidad cúltica, queda en duda que se refiera a todas las relaciones homosexuales basadas en amor. Otra lectura que se puede hacer con este texto es que Pablo esté hablando de pederastia, que era una práctica muy común entre hombres mayores romanos o griegos teniendo relaciones o actos íntimos con jóvenes. Sea como sea Pablo está hablando de relaciones “contra natura”, lo que se traduce como “contra natura” en griego es “para physin”, que no tiene nada que ver con violar las leyes de la naturaleza, sino que implica una acción contradictoria a la propia naturaleza de uno, a lo que uno es. Por ejemplo, para los judíos era contra natura (para physin) aceptar a los gentiles. Para una persona homosexual es contra natura (para physin) tratar de ser heterosexual.

La perspectiva de Pablo fue formada por puntos de vistas antiguos donde los hombres tenían un rol subordinado. Desde un punto de vista judío pudo haber sido influenciado por la idea de que el rol principal del sexo era la procreación. Sea como sea Pablo da un tremendo mensaje, el que seamos nosotros mismos, que seamos lo que Dios nos creó a ser. Todo lo demás seria vivir en para physin, en contra de quien realmente somos.

1 Corintios 6:9 y 1 Timoteo 1:10

En el capítulo 6 de 1 Corintios, específicamente en el verso 9 y en el versículo 10 del primer capítulo de 1 Timoteo donde dice “ni los varones que se echan con varones”, otras versiones dicen “la homosexualidad”, la palabra que se utiliza en el griego original es “arsenokoitai”, y es una que combina las palabras “varón” y “cama” y típicamente se refiere a una actividad sexual. A veces se utilizaba para describir la costumbre greco-romana de hombres teniendo relaciones sexuales con jóvenes varones, como mencioné anteriormente en los versículos de la carta a los Romanos. La otra palabra que encontramos en 1 Cor. 6:9 es la palabra que traducen como “afeminado”. La palabra que traducen como afeminado es la palabra griega “malakos”. Una mejor traducción para malakos sería la palabra “suave”. Pablo cuando habla de “malakos” es en el contexto de una persona débil de carácter, o que carece de disciplina o control moral. Dios no quiere que seamos débiles ni cobardes, sino que seamos poderosos en amor y sano juicio.

Podríamos estar todo el día hablando de textos que insinúan el tema de la homosexualidad en la Biblia, como son los casos de Jonatán y David, o el caso de Ruth y Noemí, o el centurión y su “sirviente”, pero mi punto no es querer justificar la Biblia. Mi punto con este escrito es que revisemos estos textos en su contexto histórico y cultural, que nos y preguntemos si de verdad la Biblia es clara en este tema de la homosexualidad, o si hemos dejado que nuestros propios prejuicios, y hasta odio nos hayan influenciado en la manera que vemos y leemos los textos. Hago una invitación a auto-evaluarnos, a ver dentro de nosotros alguna pista de algún odio o rencor con el cual no hallamos lidiado.

El gran teólogo Cornelio Plantinga en su libro “Participar Mundial de Dios” dice que el pecado es la culpabilidad de la perturbación del Shalom, esa es la palabra hebrea para paz y armonía; o sea, pecado es perturbar la armonía y la paz. ¿Serán las parejas homosexuales lo que está perturbando la paz y la armonía en este mundo? O ¿serán nuestros propios odios, prejuicios y falta de amor lo que hace que este mundo no esté en la armonía que Dios ha deseado desde el principio? Lo único que quiero lograr es el no crear prejuicios o condenaciones hacia los homosexuales donde no las hay. Si algo quiero que te lleves con esta lectura es que el mundo no va a cambiar por nosotros querer defender doctrinas, y creencias, el mundo va a cambiar cuando cambiemos el odio por amor, la guerra por la paz, porque como amemos a los demás es como amaremos a Dios. Seamos nosotros mismos, no intentemos ser alguien que no somos; no reprimamos nuestro verdadero ser por el qué dirán. Nosotros fuimos creados por amor y hemos sido llamados a dar amor. Por eso pido que volvamos a los principios de Jesús y los apóstoles: “Ama a Dios con todo tu corazón, y ama a tu prójimo como a ti mismo. No juzguen a otros, para que Dios no los juzgue a ustedes. El fruto del Espíritu Santo es el amor…contra esto no hay ley.” Espero que podamos aprender a vivir en amor, pues solo así podremos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Que la gracia y la paz sea con ustedes en cada paso de su caminar.

 

Por: Pedro P. Rosado

Escritor, Orador, ministro de La Nueva Humanidad y Guía Espiritual

Facebook: Pedro Pablo Rosado

 

Fuente Portada 

3 comentarios en “No hay Ley que valga cuando las Relaciones se basan en Amor

  1. Qué equivocado estás! Con ésta disertación te haz convertido en “ciego guía de ciegos”… Lo peor es que haz hecho público tu comentario y a muchos confundiras y engañaras… Le das muchas vueltas a algunos versículos de la Biblia y no lees contextos. Lo único que te digo es esto: Dios aborrece el pecado, pero ama en gran manera al pecador.
    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”
    S.Juan 3:16‭-‬17 RVR1960
    Hoy vivimos en tiempo de Gracia, tiempo que Dios nos regala para acercarnos a Él y pedirle perdón por nuestros pecados, reconociendo que somos pecadores y que necesitamos Su perdón. Sólo Cristo Jesús puede perdonar los pecados. Arrepientete , y serás perdonado. Si no lo haces, tendrás muerte eterna.
    Pero tener a Jesucristo es tener la Vida Eterna.
    Hago esta oración por ti:
    “no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.
    Efesios 1:16‭-‬23 RVR1960
    Dios te bendice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *