Publicación N°100: El valor y necesidad de la educación teológica y la investigación socio-religiosa – Editorial

Es asombroso ver cómo en algunos sectores eclesiásticos se tiende a rechazar la educación teológica, tíldando a ésta de sectaria y antagonista de los asuntos religiosos. La mayoría de veces estas aseveraciones emergen de líderes con ninguna preparación, nada más que su propia experiencia; de un grupo clérical que se expresa de forma inadecuada frente al estudio serio y/o académico de las Escrituras, casi siempre para mantener vigentes sus postulados y representar un canal unívoco de la voz y pensamientos sobre Dios.

Incluso, en algunas comunidades eclesiales se ha separado la revelación del Espíritu Santo de la investigación de los contextos sociales, económicos y políticos que rodean los textos bíblicos. Es lamentable, que dentro de algunas comunidades eclesiásticas, se actúe con sesgo para quienes han decidido cuestionar, analizar y re-interpretar los pasajes de la biblia; es funesto que se mire como normativo, estableciéndose como declaración directa y particular de Dios, las diferentes interpretaciones improvisadas y conclusiones apresuradas que se hacen de algunas lecturas de los libros sagrados y/o religiosos.

En efecto, ésta reacción fóbica sobre la educación teológica no sólo nos preocupa, sino que nos desafía y nos cuestiona. No pretendemos sentarnos a mirar cómo se abstienen de “consumir” teología, cómo rechazan la expresión, cómo intentan callar a quienes desean investigar, por el contrario, buscamos que cada vez más los sectores religiosos puedan apropiarse de la teología: celebración de la vida de todos (as), sin excepciones de género, raza, edad, orientación sexual, cultura y religión, como partícipes en el establecimiento del reinado de Dios. Ya que, todos (as) hacemos teología, unos más de forma popular, otros diaconal o pastoral, pero todos tenemos ideas sobre qué y quién es Dios, las cuales mostramos en la práctica de nuestra fe; sin embargo, unos pocos intentamos repensar de forma especializada la reflexión de la fe.

Vale decir, que el trato especializado de esa reflexión, no debe ser elitista, sino, por el contrario, pueda ser común y transversal en las experiencias, expresiones y caminar de las comunidades religiosas; que todas y todos nos veamos envueltos en las teologías, esas que socializan sentires, saberes, luchas, testimonios; que incitan al acompañamiento, reestructuran las relaciones humanas y, conllevan a la debida y sana práctica de la fe, desde y para la sociedad.






Por eso, creemos que un primer acto de convencimiento sobre el valor y necesidad de la educación teológica como de la investigación social de lo religioso, es aprender a comunicar los textos bíblicos desde el contexto y el lenguaje de quienes nos leen, escuchan o ven. Es fundamental utilizar diversas herramientas para difundir el conocimiento teológico con miras a capacitar a los/las creyentes, laicos o clérigos.

También es importante abrir líneas de investigación para apoyar grupos de estudio que buscan respaldo y enriquecen la discusión teológica, sin que tengan que representar una confesión religiosa específica, que se abra a la necesidad del espacio dialogal que interconecta la diversidad de pensamientos religiosos; que se geste más allá de las tradiciones y culturas imperantes, que redescubra y exteriorice el conocimiento teológico desde la interculturalidad; que descolonice los modelos particulares de hacer teología, diáconía o pastoral. Se requieren la apertura de más espacios que busquen el desarrollo social y humano hacia la transformación de estos, en donde se confluyen las diversas disciplinas del saber, es decir, donde juega un gran papel el ambiente interdisciplinario; se hace necesario abrir discusiones bajo el marco del respeto y el reconocimiento de la dignidad del otro.

A su vez, es importante, tener claro que se parte de una investigación social que está articulada a la Teología y en constante diálogo con otras disciplinas en aras de una mirada más holística y que permite una perspectiva de la Teología que no se queda en el ámbito teórico, sino que acerca a las prácticas que tienen que ver con esta, es decir, al desarrollo de una Teología en contexto.

Por eso, acercar la labor docente de muchos investigadores a creyentes y laicos que desean aprender, como a clérigos que desean actualizar sus saberes, es fundamental; como lo va a ser el descentralizar las rutas de aprendizaje, poniendo a su alcance conocimientos heterogéneos que complementen, refuerzan o debatan los principios que han adquirido a través de los modelos de aprendizaje tradicional.

Creemos que el acceso al conocimiento es uno de nuestros principios pedagógicos, pero hay que balancear las dinámicas de creación versus consumo de conocimiento, de tal manera que más personas puedan involucrarse activamente en la generación de estudios sociales y teológicos con un marco suficientemente sólido para ser considerado académico; por eso Reisyt (Red de estudios e investigación social y teológica) apuesta a diferentes programas de estudio y líneas de investigación, tal y como se describió anteriormente, que se ajusten a los intereses y necesidades de aquellos que quieren aprender fuera de sus marcos dogmáticos.

Es así que, desde la Locademia de Teología junto a su Revista Locademia, como un espacio caracterizado por más de un par de años en generar teología y reflexiones teológicas tanto en las redes sociales a través del humor, como en los artículos divulgativos de diversos autores hispanohablantes a lo largo y ancho del continente americano, caribe y europa; nos hemos propuesto dar un paso más hacia la investigación y desarrollo académico de la teología en este nuevo escenario.

Reisyt emerge como una propuesta desde el pensamiento teológico latinoamericano e hispanoamericano, proponiendo nuevos postulados nacientes en nuestras tierras y que presenten la realidad local ante un mundo que los desconoce parcial o totalmente.

Aprovechando el importante alcance y gran acogida del trabajo realizado hasta ahora, decidimos sumarnos a los proyectos que han nutrido los escenarios reflexivos, de investigación y estudio social los cuales reconocemos necesitan aún más voces, aparte de la nuestra. Así, Reisyt aporta su granito de arena, como socia y codependiente de la Revista Locademia, para que las investigaciones sean concluyentes o genere interrogantes que puedan traer mayor desarrollo al pensamiento teológico hispanoamericano.

Una aventura que apenas comienza, y de la cual, todas las voces pueden ser escuchadas para así formar una conversación alrededor de nuestras propias problemáticas y situaciones, haciendo lecturas desde casa para el mundo. Bienvenidos

Página Oficial de Reisyt

 

Por: Equipo Editorial de Locademia y Reisyt

 

Facebook: Reisyt

Twitter: @estudiosreisyt

Instagram: @estudiosreisyt

Correo: estudiosreisyt@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *