El fuego en el que se cocina Latinoamérica

Desde que tenía cuatro años sabía, aunque superfluamente, de qué se trataba el infierno. Gran parte de los niños que nacen en países judeocristianos crecen con miedo a sujetos y eventos paranormales porque en sus hogares les enseñan a sufrir con la afirmación de que hay seres debajo de la cama o asomados en la ventana que les pueden asustar, y lo que es peor, les aseguran  que existe un castigo en el que abundan tales seres malévolos que les acompañarán en el fuego eterno. Jodidos todos pensando más en el coco que en el Mesías. Sigue leyendo