Confusión de lenguas – Teoficción

—¿Me pasas el martillo?

—  Dirás la objetivación del trabajo proletario en forma de martillo.

—  Me refiero a la mercancía martillo obtenida por un pago racional según la oferta del mercado.

— ¿No me pides el instrumento de producción acaparado por la clase dominante?

— ¿De qué hablas?, yo quiero la herramienta de trabajo tercerizado.

Este fue el principio del fin de la construcción de la llamada Torre de Babel.

raul-mendezPor: Raúl Méndez
Pastor, antropólogo, y teoficcionario
Blog / Mis Tiliches Teológicos

 

Imagen: “La Torre de Babel”, Peter Brueghel “El Viejo”, 1563






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *