Viaje a otro mundo sin moverse de su país – Teoficción

(Relectura) Soy un Alijuna, esa es la denominación del extranjero que no conoce al pueblo Wayuu, que no habla la lengua Wayuunaiki, y por ende, no participa de sus tradiciones. He pasado por creer que el Dios cristiano a veces es más un Alijuna para su pueblo, extranjero para la cultura y realidad concreta. Un concepto cargado de omnipotencia que vuela lejos. “La gloria de Dios”… —Ay tan linda la hija de Montaner. Sigue leyendo