Marción e Ireneo de Lyon (los creadores del canon)

Tenemos que tener presente que el cristianismo en sus primeros siglos gozó de muchas interpretaciones formales y teológicas, que hizo que un  Concilio convocado,en Nicea en su palacio de verano, el año 325, por Constantino I, decidiera cuál sería el cristianismo reconocido y que debía unir al Imperio. Recordemos que Decio[1] con su mos maiorum, hizo el primer intento de unir al Imperio en torno a la religión de los padres. Sigue leyendo