Viaje a otro mundo sin moverse de su país – Teoficción

(Relectura) Soy un Alijuna, esa es la denominación del extranjero que no conoce al pueblo Wayuu, que no habla la lengua Wayuunaiki, y por ende, no participa de sus tradiciones. He pasado por creer que el Dios cristiano a veces es más un Alijuna para su pueblo, extranjero para la cultura y realidad concreta. Un concepto cargado de omnipotencia que vuela lejos. “La gloria de Dios”… —Ay tan linda la hija de Montaner. Sigue leyendo

Vaciarse de uno mismo

“Es sólo en el vacío donde se halla lo que es verdaderamente esencial. Es el vacío que hay entre los radios de una rueda, lo que hace que la rueda pueda utilizarse. Es el vacío que hay en el interior de las vasijas, lo que hace que las vasijas puedan utilizarse. Es el vacío que hay entre las paredes de una habitación, lo que hace que la habitación pueda utilizarse. Por eso, el Ser es de utilidad. Pero es el No-Ser, lo que hace que el Ser pueda utilizarse.” (El Tao te King, capítulo 14, traducción de Roberto Pla, Editorial Diana, 1972) Sigue leyendo

Exégesis para Teófilo Homofóbico

Para ti Hno. Teófilo Homofóbico. Estoy seguro que eres un varón bendecido, que Dios te usa y te seguirá usando para su ministerio. No caigas en la vileza de la opresión y la exclusión de tu hermano y hermana, noto que tienes ese deseo de escudriñar las Escrituras, y eso es bueno. Sé que Dios te abrirá la mente y el corazón al amor en muchos niveles. Dios te bendiga. Sigue leyendo

El fariseísmo en el cristianismo

El evangelio de Juan, estudiado por muchos a lo largo de la historia nunca dejará de sorprendernos. La compresión Cristológica a la que llegó la comunidad joánica de finales del siglo I e inicios del siglo II es, sin duda, una evolución del pensamiento respecto de la incipiente tradición de las demás comunidades de línea petrina. El libro de los signos (Jn 1,19 – 12,50) describe la misión de Jesús, principalmente a través de 7 signos, cada uno con una enseñanza que supera el concepto de milagro relatado en los evangelios sinópticos y que nos muestra un Jesús identificado directamente con el Padre, en constante conflicto con las autoridades religiosas judías y revestido de autoridad. Sigue leyendo

Haz tú lo mismo – TeoFicción

Sangraba bajo el casco de bronce, con el calor del sol de Palestina en el verano ardiendo en sus sienes. Veinticinco zelotes yacían muertos y Cayo Mario Cornellius, el último soldado romano apretaba con fuerza su lanza y su escudo, plantándose frente a los cinco galileos que sobrevivían y habían tomado las armas del pequeño grupo que les acompañaban en ese paraje de Nazaret. Estaba solo, todos sus escoltas yacían  muertos en el suelo. los Rebeldes les habían sorprendido en pleno descanso viajando con solo cinco de los nuevos reclutas; ya los zelotes se aprestaban a liquidarlo rodeándolo. Sigue leyendo

¿Por qué ser cristiano?

El filósofo británico Bertrand Russell escribió un desafiante volumen titulado: “¿Por qué no soy cristiano?”  El teólogo católico Hans Kung escribió otro llamado: “Ser cristiano”. Títulos como estos no son infrecuentes en libros y artículos que intentan definir el Cristianismo. Es un desafió que no podemos evadir, ahora menos que antes.

Frente a una nueva generación que todo lo cuestiona, urge dar una respuesta a la pregunta: ¿Por qué ser cristiano? Indiscutiblemente, la geografía y la crianza son factores determinantes en las creencias religiosas de la inmensa mayoría de las personas. ¿Cuántos nos hemos dado la oportunidad de examinar las otras alternativas? Y vale la pena hacerlo, para lo que se descubre. Sigue leyendo

Observaciones pastorales sobre el miedo

Hace poco estuve hablando con una amiga y comenzamos a contarnos todo lo que nos ha sucedido estos últimos días. Entre las tantas cosas que nos contamos, ella me da la sorpresa que se muda dentro de un mes para el estado de Colorado en Estados Unidos. Esto me tomó por sorpresa pero a la misma vez es una oportunidad para comenzar de nuevo. Ella por otra parte no está muy segura ya que se muda porque su esposo consiguió un trabajo, no porque ella así lo quiso. Pero mientras seguíamos la conversación, me percato que todas las preguntas que ella se hacía, no eran como excusa para no mudarse, sino por miedo a lo desconocido y a los cambios.

Sigue leyendo