El Kamasutra y la Biblia

“El deseo que brota de la naturaleza, que es aumentado por el arte y del que todo peligro es retirado por la sabiduría, se torna firme y seguro” (Kamasutra, parte 5, capítulo 1, traducción de Sir Richard Burton en 1883, página 79) La riqueza literaria de la Antigua India es inagotable. Muy pocos de esos libros han llegado a Occidente, de entre miles. Fue Abhay Charan De (1896-1977) fundador de la secta hindú Hare Krishna, quien hizo la compilación más extensa de textos hindúes que he visto, y hasta tradujo por primera vez al inglés varios de ellos de los que nada se sabía fuera del Lejano Oriente. Sigue leyendo

Vaciarse de uno mismo

“Es sólo en el vacío donde se halla lo que es verdaderamente esencial. Es el vacío que hay entre los radios de una rueda, lo que hace que la rueda pueda utilizarse. Es el vacío que hay en el interior de las vasijas, lo que hace que las vasijas puedan utilizarse. Es el vacío que hay entre las paredes de una habitación, lo que hace que la habitación pueda utilizarse. Por eso, el Ser es de utilidad. Pero es el No-Ser, lo que hace que el Ser pueda utilizarse.” (El Tao te King, capítulo 14, traducción de Roberto Pla, Editorial Diana, 1972) Sigue leyendo

¿Por qué ser cristiano?

El filósofo británico Bertrand Russell escribió un desafiante volumen titulado: “¿Por qué no soy cristiano?”  El teólogo católico Hans Kung escribió otro llamado: “Ser cristiano”. Títulos como estos no son infrecuentes en libros y artículos que intentan definir el Cristianismo. Es un desafió que no podemos evadir, ahora menos que antes.

Frente a una nueva generación que todo lo cuestiona, urge dar una respuesta a la pregunta: ¿Por qué ser cristiano? Indiscutiblemente, la geografía y la crianza son factores determinantes en las creencias religiosas de la inmensa mayoría de las personas. ¿Cuántos nos hemos dado la oportunidad de examinar las otras alternativas? Y vale la pena hacerlo, para lo que se descubre. Sigue leyendo

¿Se excluyen mutuamente la prosperidad y la justicia?

En temas de la Biblia; a menudo encontramos discrepancias entre lo que dicen unos textos y lo que exponen otros. Tanto los detractores de la Biblia, como aquellos que la adoran como si fuese Dios parecen cometer el mismo error: ver en ella un solo libro, cuando evidentemente se trata de una antología de diversos escritos por más de 40 autores; compilada en diferentes contextos históricos. Sigue leyendo

Teología Pentecostal 2

El primer artículo de esta serie, analizó lo que considero que son los dos aspectos que más distinguen al pentecostalismo de otras corrientes teológicas dentro del mundo evangélico: el estilo de adoración que incluye las alabanzas en alta voz, y la vigencia de los dones extraordinarios con énfasis en el hablar en otras lenguas. Es obvio que la Teología Pentecostal abarca mucho más que eso. Pude de hecho, haber comenzado como suele empezarse un texto sobre Teología Sistemática, con la doctrina sobre Dios primero. Sin embargo, el teísmo trinitario, la creencia en la Deidad de Jesucristo y en la Personalidad del Espíritu Santo no son exclusivos de mi denominación ni me distinguen como pentecostal, aunque sí me identifican como un cristiano histórico; niceno y calcedonio. A quien tenga dudas sobre la liturgia de nuestros cultos o la actualidad e importancia de ciertos dones, le ruego leer el ensayo anterior antes de llegar a conclusiones o emitir juicios acerca de lo que quise decir. Sigue leyendo

Teología Pentecostal 1

Estoy consciente de que mi artículo “Pentecostfobia”, despertó diversas reacciones y entre ellas, preguntas acerca de lo que significa ser pentecostal y por qué me sigo identificando con esa corriente dentro del Cristianismo Protestante.

Nunca he creído ni predicado que para ser salvo o para ser un cristiano verdadero, haya que pertenecer a ninguna denominación específica. Dicha exclusión me parece aberrante. Pero estimo pertinente aclarar por qué soy pentecostal, a pesar de mis posturas liberales, ya conocidas por todos. Hay unas ideas que quiero destacar. Sigue leyendo

Lectura Biblica en Clave Cristocentrica

La Biblia es consistente y reiterativa en afirmar que la Palabra de Dios es Jesucristo. Esta es una de sus enseñanzas más claras. Jesucristo está identificado como el Verbo de Dios, o la Palabra de Dios o el Logos de Dios en todas las versiones de la Biblia que hemos visto.

“Entonces vi el Cielo abierto, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba se llamaba: Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas, y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino Él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: El Verbo de Dios.” (Apocalipsis 19:11-13)

Sigue leyendo

¿Está dispuesto a leer de todo?

Esta es justamente una de las primeras preguntas que hago a mis estudiantes. Considero las palabras de 1 Tesalonicenses 5:21: “Examinadlo todo y retened lo bueno”, uno de los consejos mas sabios de la Biblia. Es verdad que su contexto inmediato son las profecías, pero las palabras de Nicodemo en defensa de Jesús: ” Juzga nuestra Ley a un hombre si primero no le oye, y ve lo que hace?”, en combinación con el texto de Pablo nos proveen un principio para la reflexión general. Sigue leyendo

¿Somos solamente el cuerpo?

“Los debates sobre una Trinidad divina, sólo son posibles porque existe una trinidad humana. Nada se deja ver más claro en las acciones del hombre que el hecho de que tiene una parte emocional, una parte espiritual y una parte física” (Julio Álvarez, Liberalismo Bíblico: una Teología Racional, pagina 37, tercera edición).

Existe la opinión planteada por teólogos como Oscar Cullman, de que la mínima idea de un dualismo psicofísico en el ser humano, es ajena a las creencias de los autores bíblicos y propia de un sincretismo con la filosofía griega que advino en desarrollos posteriores de la Teología cristiana. En la pagina 35 de su libro: La inmortalidad del alma o la resurrección de los cuerpos, Cullmann afirma: “La concepción judía y cristiana de la Creación, excluye todo dualismo griego entre cuerpo y alma.” (Traducción del francés por Eloy Requena, STVDIVM Editores, 1970) Sigue leyendo