El concepto de Mujeres de la Reforma

Las mujeres le deben muy poco a la Reforma, pero la Reforma aún está en deuda con las mujeres.

Sin lugar a dudas, la Reforma del siglo XVI aún hoy en día mantiene una tarea pendiente con las mujeres en cuanto a su acceso a los espacios de decisión, a las diversas manifestaciones de su ministerio y en definitiva, al reconocimiento de una dignidad equitativa y total. Es importante aprovechar la conmemoración de los quinientos años de la Reforma para terminar con mitos y leyendas que nos impiden desarrollar en plenitud los potenciales que nos ofrece la hermenéutica bíblica que nos ofrece la teología reformada. Sigue leyendo

Lectura de la profecía de Ezequiel (37,12-14)

Así dice el Señor: «Yo mismo abriré vuestros sepulcros, y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel. Y, cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor. Os infundiré mi espíritu, y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago.» Oráculo del Señor. Sigue leyendo

Somos hechos justos cuando somos justos

El texto en el cual me voy a enfocar se encuentra en Romanos 5: 1.  La versión Reina-Valera dice “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.”[1] Sin embargo, utilizaré la traducción de Theodore Jennings en su libro “Outlaw Justice” que dice “Por lo tanto, como es a través de fidelidad (o lealtad) que nos hacemos justos, nosotrxs tenemos paz con Dios a través de nuestro líder, Joshua, el mesías.”[2] Sigue leyendo

¡Gritos!

Dios, ¿Por qué estás tan sordo a los desesperados gritos de la humanidad?
¿Por qué puedo escuchar los gritos de los niños que mueren injustamente? ¡Me duelen y Tú estás cómodamente sentado en el palco, mirando cómo se extermina a sí misma ésta, tu creación!

Sigue leyendo

El fuego en el que se cocina Latinoamérica

Desde que tenía cuatro años sabía, aunque superfluamente, de qué se trataba el infierno. Gran parte de los niños que nacen en países judeocristianos crecen con miedo a sujetos y eventos paranormales porque en sus hogares les enseñan a sufrir con la afirmación de que hay seres debajo de la cama o asomados en la ventana que les pueden asustar, y lo que es peor, les aseguran  que existe un castigo en el que abundan tales seres malévolos que les acompañarán en el fuego eterno. Jodidos todos pensando más en el coco que en el Mesías. Sigue leyendo