Perdona este cristianismo sin sentido – Editorial

Vilma Trujillo García, una joven de 25 años fue quemada viva por una comunidad religiosa en Nicaragua, según lo que señalan algunos portales de noticias, para ser liberada de un demonio.

El hecho, es indignante y doloroso: un grupo evangélico acusó a Vilma de estar “endemoniada”, alguien en la iglesia recibió una visión de realizar un rito de liberación al lado de una hoguera de fuego. Mientras que algunos oraban por ella en el patio del templo, fue atada de manos, despojada de su ropa y arrojada a las llamas. En el lugar algunos oraban. Luego ella, aún con vida, fue lanzada a un despeñadero. Alcanzó a llegar viva al hospital, allí falleció. Su cuerpo sufrió quemaduras en un 80%. Sigue leyendo

La Colecta en Corinto: Un prototipo de generosidad y solidaridad de los santos en oposición a la propuesta socio-económica (neo)pentecostal – Parte I

Primordialmente, nos encontramos ante uno de los tantos textos bíblicos usados en espacios para la recolecta de ofrendas y diezmos, es un texto utilizado repetidas veces por las iglesias evangélicas pentecostales y los nuevos movimientos religiosos para argumentar el dar libre y generoso, pero algunas veces no para la ayuda de los más necesitados en estas comunidades, sino más bien para inversiones con otro tipo de interés. Así que, el problema no es que se utilice para estos temas, sino que se utilice con las motivaciones incorrectas, muy común en comunidades en que el dinero es el fin por el que va el feligrés a la comunidad, destaca a miembros –acomodados económicamente- en especial de otros miembros –de escasos recursos económicos-, se convierte en el tema de alabanza y es motivo, entre decretos y afirmaciones positivas, por el que se celebra una reunión religiosa. Así que, les invitamos a este análisis de una de las primeras comunidades cristianas y a comparar los peligros en los temas socio económicos en las comunidades cristianas hoy.  Sigue leyendo

En la iglesia no me curaron lo gay – Testimonio

gay cristiano

Mi nombre es Fabio Meneses y tengo 35 años, resido en la ciudad de Bogotá en Colombia. Nací en un hogar cristiano evangélico y nunca he dejado de practicar mi fe. Por más de veinte años fui un gay célibe, así se les denomina a las personas que tiene atracción por su mismo sexo, pero debido a sus creencias religiosas se abstienen de tener contacto sexual con los de su mismo género. Además, fui miembro de distintas iglesias, en muchas de ellas fui líder de jóvenes, alabanza y también maestro de la Biblia. Actualmente soy miembro oficial de la Iglesia Colombiana Metodista. Sigue leyendo