Viaje a otro mundo sin moverse de su país – Teoficción

(Relectura) Soy un Alijuna, esa es la denominación del extranjero que no conoce al pueblo Wayuu, que no habla la lengua Wayuunaiki, y por ende, no participa de sus tradiciones. He pasado por creer que el Dios cristiano a veces es más un Alijuna para su pueblo, extranjero para la cultura y realidad concreta. Un concepto cargado de omnipotencia que vuela lejos. “La gloria de Dios”… —Ay tan linda la hija de Montaner. Sigue leyendo

Haz tú lo mismo – TeoFicción

Sangraba bajo el casco de bronce, con el calor del sol de Palestina en el verano ardiendo en sus sienes. Veinticinco zelotes yacían muertos y Cayo Mario Cornellius, el último soldado romano apretaba con fuerza su lanza y su escudo, plantándose frente a los cinco galileos que sobrevivían y habían tomado las armas del pequeño grupo que les acompañaban en ese paraje de Nazaret. Estaba solo, todos sus escoltas yacían  muertos en el suelo. los Rebeldes les habían sorprendido en pleno descanso viajando con solo cinco de los nuevos reclutas; ya los zelotes se aprestaban a liquidarlo rodeándolo. Sigue leyendo

La Condenación – Teoficción

Apareció un día, como si los rayos de luz de aquel río le dieran forma. No tuvo nombre hasta que el llanto de un pueblo subyugado le dio forma mientras el brillo recorría desde su frente, todo su cuerpo al salir del agua. Lo que comenzó como un chapoteo de palabras de Juan Bautista, formó en nosotros una imagen de libertad. Nuestra libertad. Sigue leyendo

Para una lectura no fundamentalista, el Reino como clave bíblica hoy

25376-reading_bible-1200

En las diversas formas de lectura e interpretación de la Sagrada Escritura, particularmente de los Evangelios, se echa de menos una clave global que desentrañe la propuesta de Jesús consignada en estos relatos. Las consecuencias de una lectura descontextualizada y muchas veces fundamentalista repercute seriamente en la praxis de la Iglesia en el mundo de hoy. Se hace necesario tornar a la categoría Reino de Dios como clave para acercarse a los textos evangélicos y poder así releer la vida cristiana de hoy y confrontar si es fiel o no a la propuesta del Reino experimentado y asumido por Jesús de Nazaret como opción fundamental. La formación teológica también urge de esta clave para engendrar no tanto repetidores de dogmas, sino testigos del Reino de vida y justicia en el ejercicio maduro de reflexión y enseñanza. Sigue leyendo