Vaciarse de uno mismo

“Es sólo en el vacío donde se halla lo que es verdaderamente esencial. Es el vacío que hay entre los radios de una rueda, lo que hace que la rueda pueda utilizarse. Es el vacío que hay en el interior de las vasijas, lo que hace que las vasijas puedan utilizarse. Es el vacío que hay entre las paredes de una habitación, lo que hace que la habitación pueda utilizarse. Por eso, el Ser es de utilidad. Pero es el No-Ser, lo que hace que el Ser pueda utilizarse.” (El Tao te King, capítulo 14, traducción de Roberto Pla, Editorial Diana, 1972) Sigue leyendo